Cuento: El dragón glotón

El dragón glotón

Había una vez un dragón muy especial llamado Glotón. Glotón era diferente a los demás dragones. No era grande y fuerte como los dragones que vemos en los cuentos. Tampoco era malvado ni tenía la intención de quemar cosas. De hecho, Glotón era muy amable y cariñoso. Lo que hacía que Glotón fuera diferente era que le encantaba comer. No había comida que no le gustara y siempre estaba buscando algo nuevo para probar.

Un día, mientras Glotón volaba por el bosque, vio a un grupo de animales reunidos en el claro. Se acercó para ver qué estaba pasando y descubrió que los animales estaban preocupados porque el bosque estaba siendo destruido por un gran monstruo. El monstruo estaba talando los árboles y construyendo una casa enorme. Los animales estaban preocupados porque no sabían cómo detener al monstruo y proteger su hogar.

Glotón sabía que tenía que hacer algo para ayudar a sus amigos del bosque. Así que se ofreció a investigar y encontrar al monstruo. Glotón voló por encima de los árboles y pronto encontró al monstruo en una gran cabaña. El monstruo era enorme y aterrador, y tenía un hacha gigante que usaba para cortar los árboles. Glotón sabía que tenía que ser valiente y enfrentarse al monstruo para salvar el bosque.

Glotón se acercó al monstruo y le preguntó por qué estaba talando los árboles y construyendo una casa tan grande. El monstruo respondió que necesitaba una casa grande porque tenía muchos hijos y quería asegurarse de que todos tuvieran un lugar cómodo para dormir. Glotón se dio cuenta de que el monstruo no era malvado, simplemente tenía una necesidad diferente. Entonces, Glotón tuvo una idea. Le propuso al monstruo que, en lugar de talar los árboles del bosque, podía ayudarlo a encontrar otra solución.

Glotón llevó al monstruo alrededor del bosque y le mostró todas las cosas maravillosas que podía hacer con la madera. Le mostró cómo se podían hacer casas pequeñas y juguetes para los hijos del monstruo con los árboles caídos. El monstruo estaba encantado y decidió dejar de talar los árboles del bosque.

Glotón había salvado el bosque y se había hecho un nuevo amigo en el proceso. El monstruo estaba agradecido por la ayuda de Glotón y le invitó a una cena especial en su cabaña. Glotón aceptó la invitación y descubrió que el monstruo era un gran chef. Había preparado un festín de comida deliciosa, desde verduras frescas hasta deliciosas tartas de frutas.

Glotón estaba encantado con la comida del monstruo. No podía creer lo deliciosa que era. El monstruo le contó a Glotón que había sido chef antes de convertirse en leñador, pero que había abandonado su pasión para cuidar a sus hijos. Glotón le sugirió que abriera un restaurante en el bosque, para que todos los animales pudieran probar su comida. El monstruo pensó que era una gran idea y se emocionó al pensar en la posibilidad de cocinar para todos los animales del bosque.

Así que, con la ayuda de Glotón, el monstruo abrió su propio restaurante en el bosque. Se convirtió en el lugar más popular del bosque y todos los animales se reunían allí para probar la deliciosa comida del monstruo. Incluso los humanos empezaron a visitar el restaurante y atraían más turistas al bosque.

Glotón se convirtió en el ayudante del chef y se aseguraba de que todos los platos fueran preparados a la perfección. Juntos, Glotón y el monstruo crearon una variedad de platos exquisitos y únicos que nunca antes se habían visto en el bosque.

Con el éxito del restaurante, el monstruo ya no necesitaba talar los árboles del bosque para vivir. Había encontrado una nueva pasión en la cocina y se sentía muy feliz cocinando para sus amigos y clientes. Glotón también estaba muy feliz, no solo había salvado el bosque, sino que había encontrado un nuevo amigo y había ayudado a descubrir la pasión de cocina del monstruo.

Desde entonces, el bosque se convirtió en un lugar más feliz y próspero. Los animales vivían felices y en paz, y todos disfrutaban de la comida del restaurante del monstruo. Glotón seguía volando por encima del bosque, pero ahora lo hacía con la panza llena de comida deliciosa y la sonrisa en el rostro.

Y así, Glotón, el dragón glotón, se convirtió en el héroe del bosque, el amigo de todos los animales y el ayudante del chef monstruo. Su amor por la comida lo había llevado a descubrir nuevas amistades y aventuras increíbles. Y a partir de ese día, todos los que lo conocían sabían que la comida era mucho más que solo una necesidad básica, sino que también podía ser una fuente de alegría, amistad y creatividad.

Comparte este cuento:

Sigue leyendo más cuentos: