Cuento: El dragón de la montaña

El dragón de la montaña

Capítulo 1: La leyenda del dragón de la montaña

Hace muchos años, en una aldea al pie de una gran montaña, se contaba una leyenda sobre un dragón que vivía en lo alto de la cumbre. Según la leyenda, el dragón era el protector de la montaña y cuidaba de todos los seres que habitaban en ella. Nadie lo había visto nunca, pero se podía sentir su presencia en el aire, en el viento y en la niebla que rodeaba la cima. Los niños de la aldea soñaban con conocer al dragón y escuchar sus historias.

Capítulo 2: La expedición a la montaña

Un día, un grupo de niños decidió subir a la montaña en busca del dragón. A pesar de las advertencias de los mayores, que les decían que era peligroso, los niños no se rindieron y empezaron su aventura. La subida fue difícil y cansada, pero no perdieron la ilusión de encontrar al dragón. Después de varias horas de caminata, llegaron a una cueva en la que se escuchaban extraños ruidos.

Capítulo 3: El encuentro con el dragón

Con miedo pero también con curiosidad, los niños se adentraron en la cueva y allí encontraron al dragón. Era enorme y tenía unas escamas doradas que brillaban al sol. Los niños temblaban de miedo, pero el dragón les habló con voz suave y amable. Les contó historias de la montaña y les enseñó a respetar y cuidar la naturaleza. Los niños se dieron cuenta de que el dragón era un amigo y no un enemigo.

Capítulo 4: La magia del dragón

El dragón les enseñó a los niños que la montaña estaba llena de magia y que si se trataba con respeto, podía ofrecerles muchos tesoros. Les mostró los árboles frutales, las fuentes de agua cristalina y las flores más hermosas que jamás habían visto. Les explicó cómo proteger los bosques y los ríos, y cómo evitar la contaminación y la destrucción del medio ambiente.

Capítulo 5: El peligro acecha

Mientras los niños estaban en la cueva del dragón, una gran tormenta empezó a azotar la montaña. El viento soplaba con fuerza y la lluvia caía en grandes cantidades. Los niños se dieron cuenta de que estaban en peligro y pidieron ayuda al dragón. Éste les prometió protegerlos y los llevó a un refugio seguro en la cueva. Allí pasaron la noche, escuchando los truenos y viendo los relámpagos que iluminaban la cueva.

Capítulo 6: La ayuda de los amigos

Al día siguiente, la tormenta había pasado y los niños salieron de la cueva. Descubrieron que la montaña estaba llena de ramas rotas, árboles caídos y senderos bloqueados. Se dieron cuenta de que no podían bajar solos y pidieron ayuda al dragón. Éste les ofreció su amistad y les presentó a otros amigos de la montaña, como los pájaros, las ardillas y los conejos. Juntos, limpiaron los senderos y abrieron camino para los niños.

Capítulo 7: El regreso a casa

Después de varios días en la montaña, los niños empezaron a extrañar a sus familias y amigos de la aldea. Decidieron que era hora de regresar a casa, pero antes quisieron despedirse del dragón. Éste les dio un consejo para el camino de regreso y les recordó que siempre serían bienvenidos en la montaña. Los niños le agradecieron su ayuda y prometieron volver algún día.

Capítulo 8: El legado del dragón

De regreso en la aldea, los niños contaron su aventura a sus familiares y amigos. Les hablaron del dragón y de la magia de la montaña. Muchos de ellos no creyeron su historia, pero otros sí y se interesaron por visitar la montaña. Con el tiempo, la leyenda del dragón se extendió por otras aldeas y se convirtió en una historia muy querida por los niños.

Y así, la leyenda del dragón de la montaña se convirtió en un legado que se transmitía de generación en generación. Los niños que visitaban la montaña seguían aprendiendo de su magia y su belleza, y cuidaban de ella como el dragón les había enseñado. Y aunque nunca volvieron a ver al dragón, sabían que su espíritu seguía habitando en la montaña, velando por ella y sus habitantes.

Comparte este cuento:

Sigue leyendo más cuentos: