Cuento: El dragón de fuego

El dragón de fuego

Había una vez un dragón muy especial, su nombre era Fuego y vivía en una cueva escondida en lo más profundo del bosque. Fuego era diferente a los otros dragones, ya que su aliento no era de fuego, sino de agua fresca y cristalina.

Un día, mientras Fuego estaba durmiendo en su cueva, una malvada bruja llamada Morgana entró en el bosque. Morgana tenía un gran odio hacia los dragones, y quería destruir a todos los que encontrara en su camino. Al ver a Fuego, Morgana decidió hacerle daño. Con su magia, logró que el aliento de Fuego se convirtiera en fuego ardiente y abrasador.

Fuego, que estaba profundamente dormido, no se dio cuenta de lo que había pasado. Al despertar, notó que su cueva estaba llena de humo y llamas. Asustado, salió corriendo en busca de ayuda.

En su camino, se encontró con un grupo de animales del bosque. Fuego les explicó lo que había pasado y les pidió ayuda para detener su aliento de fuego. Los animales, al ver el peligro que había en la cueva de Fuego, decidieron ayudarlo.

Juntos, Fuego y los animales del bosque, iniciaron un viaje para encontrar la manera de detener el aliento de fuego de Fuego. En su camino, se encontraron con muchos peligros y obstáculos, pero nunca perdieron la esperanza.

Finalmente, después de muchas aventuras y desafíos, Fuego y los animales encontraron una fuente mágica en la cima de una montaña. La fuente tenía el poder de curar el aliento de fuego de Fuego. Sin pensarlo dos veces, Fuego bebió el agua de la fuente y su aliento se convirtió de nuevo en agua fresca y cristalina.

Lleno de alegría y gratitud, Fuego agradeció a los animales del bosque por su ayuda y decidió quedarse a vivir con ellos para siempre. Juntos, crearon un nuevo hogar en el bosque, donde todos eran bienvenidos, incluso los dragones que escupían fuego.

Desde entonces, Fuego se convirtió en el protector del bosque y sus alientos de agua fresca y cristalina ayudaban a mantener la vida y la vegetación en el lugar. La gente del bosque contaba con él para mantener a salvo el bosque y todos los animales que vivían en él.

Y así, el dragón de fuego se convirtió en una leyenda en el bosque, un cuento que se contaría a los niños y niñas durante muchas generaciones. Un cuento de amistad, aventura y esperanza, que nos enseña que siempre hay una manera de superar los obstáculos y encontrar la solución a nuestros problemas.

Comparte este cuento:

Sigue leyendo más cuentos: